Optimisee

NAS

El entorno

Dos grandes oportunidades: optimizar la capacidad productiva y reducir el gasto en energía.

En la actualidad, en cualquier sector empresarial se está asistiendo a una auténtica presión por reducir los costes y optimizar recursos. Lo que hasta hace poco era considerado una oportunidad, ya es una necesidad.

En el ámbito de los Data Centers, hay dos grandes oportunidades:

Reducir el gasto en energía

Optimizar la capacidad productiva, eliminando ociosidad en los servidores

Si para atender la demanda de más procesamiento y capacidad de almacenamiento (Cloud computing, SaaS, virtualización de desktops, convergencia de comunicaciones, social computing software,…) se adoptaran exclusivamente medidas de ampliación de infraestructuras, las inversiones serían muy elevadas, perdiéndose competitividad.

→ El cloud computing se percibe como posible modelo de negocio en respuesta a la baja productividad y creciente demanda de infraestructuras; pero requiere de disponibilidad, portabilidad de aplicaciones y escalabilidad de toda la infraestructura.

→ La computación de alta densidad permite la optimización de espacio físico en los data center, pero tiene un gran impacto en el consumo energético y en la climatización.

En cualquier caso, el gasto en consumo energético (refrigeración, UPS, consumo de los servidores, ineficiencia de los procesadores, subutilización de servidores, perdidas en la distribución de energía...) es elevado. Las Administraciones Públicas cada vez intervienen más, fomentando la eficiencia energética. El coste de la energía está exigiendo nuevos enfoques. Las áreas de IT cada vez están teniendo más responsabilidad en las decisiones de políticas a seguir, al asumir dicho coste con cargo a su presupuesto.

Para poder absorber picos de demanda, evitar fallos de suministro, cambiar o renovar equipos..., los centros de datos han estado sobredimensados en necesidades energéticas. Cada vez son más los data center que están midiendo PUE, incluso a niveles muy detallados. La eficiencia energética se traduce en ahorrar dinero, aunque ahorrar también es optimizar la capacidad del centro de datos.

→ Son diversas las propuestas que se están llevando a cabo en este sentido. Desde aumentar la temperatura de la sala, cambiar el modelo de refrigeración (de vertical a horizontal), sustituir servidores por otros de menor consumo y mayor capacidad, generar free cooling, adoptar soluciones DCIM o Green, etc. Muchas de ellas a un alto coste o sin conseguir satisfacer las expectativas creadas.

La solución

Ahorro más allá del PUE. Ahorro en IT sin inversión.

En este entorno y tras años de experiencia e investigación, se crea Optimisee, con un claro objetivo: ofrecer una solución real de ahorro y mejora en la capacidad y eficiencia del data center.

Nuestra misión:

Proveer al mercado de soluciones de optimización y eficiencia que consigan un significativo ahorro energético, mejorando la asignación de recursos y la capacidad del centro de datos, maximizando los beneficios empresariales haciendo uso responsable de recursos y contribuyendo al desarrollo del crecimiento económico sostenido.

¿Cómo?

A través de una nueva aproximación al concepto de optimización: la Optimización Dinámica.

En Optimisee entendemos esta como una continua y automatizada respuesta de eficiencia ante un proceso en constante cambio: el que sufren los servidores en un data center, independientemente de la orientación y modelo de negocio del mismo.

Mediante una adecuada monitorización que incluya la caracterización de la carga de trabajo, los datos de la red de sensores y los parámetros de los servidores, se construyen modelos de predicción que evolucionan permanentemente. Se proponen actuaciones concretas, con una estimación del impacto en ahorro energético global, incluyendo la asignación óptima de servidores, clientes, máquinas virtuales o aplicaciones.

"Es lo que en Optimisee denominamos Descubrir, Anticipar y Optimizar versus solo ver, analizar y actuar"

→ Se trata de una solución integral, compuesta por 4 productos, que pueden ser adoptados de forma independiente, global o por etapas, dependiendo de la situación o necesidades del data center:

Argos DC, familia de sensores inalámbricos de muy reducido tamaño, totalmente adaptables, potentes, flexibles, no invasivos, de rápida instalación y fácil mantenimiento, y con una asombrosa autonomía.

Discovery DC, eficaz herramienta capaz de ofrecer datos del comportamiento de los servidores: estadísticas, puntos calientes, picos de demanda, flujos térmicos..., en total integración con sistemas ya disponibles de control interno de la sala. Control de inventario, mapa térmico dinámico en tiempo real… Traduce las variables físicas del data center en variables de negocio.

Proteus DC evoluciona permanentemente. Mediante técnicas de regresión robusta y la aplicación de modelos basados en aprendizaje no supervisado prevé el consumo del servidor y la temperatura que alcanzará, con antelación suficiente para variar su refrigeración al punto óptimo y obtiene parámetros claves para el negocio.

Gold DC propone actuaciones concretas a llevar a cabo en el data center. Desde el ajuste dinámico de la temperatura, de los flujos de aire…hasta la migración de la carga, el apagado de servidores o el movimiento de estos o de sus bastidores con una estimación del impacto para el negocio. Permite detectar condiciones no previstas anteriormente.